Histeroscopia

1. Histeroscopia Diagnóstica:

Se trata de un procedimiento incruento, que permite obtener la visión directa del interior de la cavidad uterina o matríz. Para ello se introduce un pequeño telescopio llamado histeroscopio, cuyo grosor es de sólo 3 milímetros, a través del cuello uterino. No es necesario practicar puntos o suturas ni incisiones en la piel, porque se emplea el orificio natural del cuello del útero. La intervención se realiza habitualmente sin necesidad de anestesia. Suele durar entre 10 a 15 minutos y se realiza de forma ambulatoria.

2. Histeroscopia Quirúrgica:

En aquellos casos en los que debe extirparse un pólipo endometrial por ejemplo, la histeroscopia quirúrgica permite su extracción mediante una intervención muy simple técnicamente, que se realiza frecuentemente con anestesia general y es en su mayoría totalmente ambulatoria. Para ello se emplea un histeroscopio quirúrgico que permite introducir los instrumentos necesarios para realizar actuaciones operatorias resolutivas sobre éste y otros problemas endometriales o uterinos (miomas).